30 septiembre 2011



Aprendí que en ocasiones hay que arriesgar para que las cosas salgan bien. Y que alguna vez para conseguir un sueño hay que seguir un camino incierto. Pero que caer es solo parte del juego y el único secreto está en volver a levantarse, y afortunadamente uno nunca está solo del todo. Que aunque a veces nos parezca que nada tiene sentido, la vida siempre encuentra la forma de seguir adelante. También comprendí que alguna vez hay que romper con el pasado para conseguir lo que queremos y que aunque toda ruptura nos causa dolor, sólo al alejarnos entenderemos que lo que hoy nos parece el final mañana será el principio de otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario