07 junio 2012



Soy la clase de persona que no se rinde fácilmente, pero que a la mínima se le echa el mundo encima, ese tipo de chica que no piensa lo que dice, de las que se arrepienten al tiempo que hablan. De las que confían plenamente en algunas personas y luego le fallan, de las que son caprichosas a mas no poder, que quieren y quieren y no paran hasta conseguirlo. No soporto que me corrijan al hablar y odio que me digan lo que tengo que hacer. Me contradigo constantemente, me falta paciencia e ideas locas me sobran. Necesito mimos constantemente y veo fantasmas donde no los hay.
Me gusta comprarme vestidos que luego me pongo una sola vez porque no me gusta repetir ropa, sacarme fotos a toda hora y grabar videos estupidos con mis amigas. Me gusta sonreír, mostrar mi sonrisa, que se que no es la más bonita pero si la más verdadera. Soy de las que piensan que un beso significa todo y de las que se comerían este puto mundo. También deberían saber que no soy de la generación en la que perder la virginidad esta compaginada con aprender a hacer ecuaciones de segundo grado, que sigo siendo esa estúpida que sale corriendo para dar un abrazo cuando ve a alguien a quien quiere, de las que no se calla ni bajo el agua, la que se divierte con cualquier boludes y la que cuando se va a dormir y no puede, imagina su estúpido mundo perfecto.
Siempre soy una buena persona, y en muchas ocasiones demasiado buena y tonta, eso sí, cuando alguien me jode puedo ser una auténtica HIJA DE PUTA, soy rencorosa y vengativa a más no poder. Soy de las que aunque se les esté cayendo el mundo, siempre sonríen, de las que lloran hasta que se les agoten las lágrimas y se queden a gusto.


No soy precisamente el modelo de hija ideal, muchas veces mi habitacion esta hecha un asco, pero no provoco grandes problemas.
Puedo llegar a tirarme en la cama y estar 2 horas pensando cosas absurdas, o simplemente volar a algún lugar por medio de mi estúpida imaginación. También suelo ser impertinente y contestona y cuando nadie me entiende me encierro en mi habitación como una niña pequeña.
                                   Me encanta cantar con la música a todo volumen o ponerme los auriculares y desconectarme del mundo.
Me gustan los escalofríos y ver como se me pone la piel de gallina, me gusta que me toquen el pelo, que me pregunten cosas y mas si se contestarlas. Me gusta estar con mis amigos y olvidarme de todo. Adoro bailar hasta despeinarme. Odio la época de exámenes, que me manden, que me molesten, que me miren mientras dibujo y que las canciones se paren por la mitad.
Soy una de las personas de las que ven una película de amor y se queda llorando hasta pasados los agradecimientos, que cuando están tristes se pasan la tarde comiendo y escuchando canciones que me pongan peor, de las que dan doscientas vueltas a la cabeza al irse a la cama y al despertarse no se acuerdan de la mitad. Puede que a veces sea un poco tímida, pero a los 2 segundos no me de vergüenza absolutamente nada.
Tengo doscientos mil veinticuatro defectos, sí. Soy tonta, caprichosa, desordenada, incapaz de quedarme callada dos minutos, nunca estoy quieta y no tengo el mejor cuerpo. A veces me vuelvo loca y me pongo celosa, muy celosa, tanto que cuando veo a alguna que se te acerca, me encantaría ir corriendo y cagarla a trompadas, aunque sepa que sólo es tu amiga. Siempre perdono, tengo a las mejores personas a mi lado, y cuando quiero a alguien, lo quiero de verdad. Consigo fuerzas de donde no las hay, hago reír a la gente con mil tonterías y me comporto como una niña para que vean que todavía tengo algo inmaduro dentro de mi. Soy el pañuelo de lágrimas de aquellos que se derrumban, me hago la sorda solo para no oír lo que no quiero escuchar y la ciega para no ver lo que verdaderamente me duele.
He conocido al primer amor y tambien el desamor. Soy de aquellas que sabe dejar mal a la primera de cambio, me gusta andar descalza, y alguna vez fui de aquellas que se arreglaban a más no poder para ir a tirar la basura. No soy lo que parezco, puedo sonreír y estar muriéndome por dentro y nadie se dará cuenta. Puedo estar en Marte y en Júpiter a la vez y los de afuera seguirán pensando que no me he movido. Soy de las que sale bailando empapada de la ducha, de las que cuando tienen un día estresado lo pagan con el que no debe, de las que se quedan hasta la madrugada para hablar con él y de las que hacen la maleta cinco minutos antes de salir de viaje.
Acepto que soy la más cabezona y negativa del planeta, que llevo el celular en el bolsillo aunque sea cancerigeno y que primero actúo y luego pienso. Me encanta reirme y hacerme la loca sobre todo, soy alergica al chusmerio y soy amante de la noche. Me da gracia que me digan "que linda estas" cuando yo me veo horrorosa, y tambien que hablen a mis espaldas, asi no tengo que molestarme en oir mis defectos, que los oigan los demás, yo ya me los sé.
Adoro ver películas y creer que esas historias pueden pasar. Me gusta soñar despierta, pensar en el futuro, creer que está demasiado lejos, que todo puede cambiar en cuestión de segundos, no saber que es lo que la vida me depara y que todo en esta vida es mucho más inesperado de lo que pensamos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario