27 agosto 2012

Hay que aprender a no escuchar las voces que critican lo que hago, a dejar atrás todo lo malo del pasado, a sacar lo bueno, a mostrarme como soy. Hay que aprender  que ser diferente no es tan malo, que una sonrisa vale por mil lagrimas, que las estrellas siempre están en el cielo aunque no las veas. Hay que aprender a estar cerca y a no hundirme si estoy lejos, a ser paciente y a no esperar demasiado, a ser humilde y a demostrar lo que valgo, a ser generosa y a cuidar lo que es mío, a ser exigente y a conformarme con lo que la vida me va dando. Hay que aprender a tener al lado a los que quieren que yo esté a su lado, a ser fuerte, a soñar, a reír, a caminar sin miedo, a comprender, a construir, a amar, a disfrutar. HAY QUE APRENDER A VIVIR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario